Los Alpes

El verano pasado fuimos de vacaciones a nuestro vecino del norte para hacer, un país que visitamos con mucha frecuencia con distintos propósitos. Sin embargo, en esta ocasión fuimos para hacer compras en Estados Unidos, para después viajar a Europa, donde pasaríamos un par de semanas en Francia.

Al terminar nuestro viaje a los Estados Unidos, volamos a París, donde pasamos 4 días, para después ir a los Alpes a visitar familia que tenemos ahí, en una pequeña provincia llamada Haute –Savoi, donde se encuentra la frontera entre Francia y Suiza; por cierto, de los lugares más hermosos que he visto en toda mi vida.

Los Alpes son parte de una hermosa cadena montañosa que cubre las fronteras con Suiza e Italia (en su lado norte) y cruzan por ese país hasta llegar a Austria, siendo esta una de las regiones más famosas de todo ese país, rivalizando con Viena.

Debido a esta conexión alpina, estos tres países, quienes por lo general son muy distintos unos de los otros, forman aquí una especie de hermandad cultural y social, ya que las actividades que sus habitantes llevan a cabo son exactamente las mismas. La similitud es más evidente entre Francia, Suiza y Austria, aunque se comparte mucho de esto con el norte de Italia.

En estas regiones alpinas de Europa, las actividades que para los turistas son recreación, para los locales son un modo de vida y algo que se lleva al extremo.

Una de las actividades principales que se llevan a cabo con excelencia en esta parte de Francia, Suiza, Italia y Austria es, por supuesto, el alpinismo, un deporte sumamente arriesgado que no se puede llevar a cabo por personas sin entrenamiento o sin guía, a menos de llevar años enteros practicando este deporte.

Este es un deporte que los locales alpinos de estos países llevan practicando por siglos, teniendo un boom tremendo en la década de los años 20s del siglo pasado, atrayendo alpinistas de todo el mundo.

De hecho, el termino alpinismo proviene de los Alpes mismos y eran estas montañas las que se usaban y se usan como un paso previo a la conquista del Everest, siendo este el objetivo máximo de cualquier alpinista.

Existe una excelente película  llamada Siete Años en Tíbet, una película que trata de un alpinista austriaco que emprende en una expedición al Everest; sin embargo, debido al comienzo de la Guerra Mundial, es forzado a pasar siete años en el Tíbet, donde formó una relación personal con el Dalai Lama.

Otra actividad que se lleva mucho a cabo aquí en los Alpes es el deporte de la vela y la regata, debido a los cientos de gigantescos y hermosos lagos que se encuentran en estas regiones; en mi caso, el lago en frente de mí era el Lake Lemans, un extraordinario lago que separa a Francia de Suiza, poblado de cientos de hermosos veleros que crean un ambiente verdaderamente de ensueño.